Medios de tulipán

Pensamientos emprendedores

Empresa y emprendimiento: por qué no debemos confundir el control de calidad y el cumplimiento de normas con el objetivo deseado

Aprovecharé algunos ejemplos reales a los que me he enfrentado recientemente para expresar mi opinión sobre la asignación desproporcionada de recursos al control de calidad y el respeto por las “normas” (que a veces sólo tienen normas de nombre), y que a menudo resulta en la dispersión de los esfuerzos humanos y el desenfoque del objetivo principal de una entidad, ya sea una empresa, una asociación, etc.

Sobre la importancia del control de calidad

Lejos de mí cuestionar el valor de los controles de cumplimiento y otros controles legales. No hace falta decir que hay que hacerlo, y hacerlo bien, especialmente en el caso de estructuras grandes donde la visibilidad se vuelve imposible si no implementamos procesos de control claros, formalizados y estructurados.

Pero qué pequeñas estructuras cuyo objetivo es su desarrollo o incluso su supervivencia y que, en lugar de concentrar sus esfuerzos en este objetivo, dedican su tiempo a controlarse e imponerse reglas. proceso ¿Kafkiano digno de las mayores consultoras internacionales? Normalmente, el control de calidad y el desarrollo empresarial no pretenden oponerse, porque se complementan en la consecución de los objetivos de una entidad. Sin embargo, algunas estructuras jóvenes a veces ignoran el aspecto vital de su actividad, para dedicarse por completo al aspecto administrativo y reglamentario.

 

El cumplimiento de las normas es una limitación o un medio, NO es el objetivo que se persigue

Dada la realidad de la densidad de la legislación en muchos países, el deseo de respetar las normas al pie de la letra puede convertirse rápidamente en una obsesión y volverse contraproducente. Así pude comprobar, tratándose de una pequeña estructura sujeta – es cierto – a normas estrictas por su naturaleza, a meses de trabajo dedicados al control de dichas normas y al respeto de métodos organizativos y de gestión aplicados sin realmente sabiendo por qué los aplicamos.

El resultado de las carreras, una observación aterradora después de dos años de actividad, al final de los cuales se informa a la dirección de las figuras clave, que descubren con sorpresa y desolación un resultado catastrófico. Pero para un ojo externo, esta observación no es sorprendente: sin actividad, sin actividad...

Simplifiquemos este caso al extremo considerando que el objetivo perseguido es la búsqueda de beneficios, o al menos la búsqueda de contratos firmados. Dedicando tiempo a formalizar procesos que deberían ser intuitivos en estructuras pequeñas (ver la estructura simple o adhocracia de Henri Mintzberg, caracterizada por un entorno dinámico, flexible y sobre todo Ajustes mutuos en lugar de estándares aleatorios.), acabamos destinando la mayor parte de nuestro tiempo de trabajo al control de calidad, al respeto de normas a veces autoimpuestas por motivos desconocidos, y que nos hacen olvidar la búsqueda de nuestro objetivo: firmar contratos ! Este debería ser el objetivo principal para el cual se deben movilizar una gran parte de los esfuerzos, porque sin contratos no hay actividad.

Lamentablemente, a veces podemos vernos arrastrados a una espiral interminable de normas impuestas, y que nos hace perder el objetivo que nos habíamos fijado al principio: el respeto de las normas sustituye progresivamente al objetivo comercial, asociativo o de otro tipo, hasta desaparecer de nuestra mente. Entonces nuestra mente trata la meta como un final obvio, quien va necesariamente producirse por último¡Y ya no como un objetivo a alcanzar y del que depende nuestra supervivencia!

 

Saber reenfocar

Por lo tanto, el gerente, director o empresario debería poder volver a centrar su mente en su negocio principal y ya no estar obsesionado con tareas administrativas y controles secuenciales. Debe cultivar su visión, EL metas a largo plazo, y sobre todo contribuir a la consecución del objetivo de su proyecto, asignando los medios necesarios a este objetivo: desarrollar asociaciones, liberar tiempo para observar lo que hace la competencia, contactar personas u organizaciones clave que puedan ayudarlos a desarrollarse, y sobre todo prospecto (por medios tradicionales pero sobre todo, ¡especialmente a través del networking!).

En el ejemplo que mencioné, la estructura pasó más tiempo haciendo cosas "en las reglas del arte" en vez de sacudir el mercado, contactar con gente que pudiera ayudarles, enviarles prospectos en abundancia... ¿Quizás esperaban que los contratos cayesen en sus manos? No, para ganar contratos cuando estás empezando, tienes que ofrecer una oferta alternativa y ponerlo sobre la mesa de clientes potenciales, en lugar de perder el tiempo comprobando si estás siguiendo todas las reglas. a la carta, sin entender el espíritu de la regla para explotarlo mejor.

Sólo cuando el barco navega mar adentro y la cartera de pedidos está llena, podemos empezar a priorizar las normas y el control, que constituyen limitaciones legales o estatutarias o un medio para mejorar la proceso.

 

Mis últimos tuits

Nuevos cortos sobre Blooness 👉 Al favorecer los acompañamientos de carbohidratos fibrosos, reducimos el riesgo de resistencia a la insulina a largo plazo y, por tanto, de problemas de salud.
https://buff.ly/3OyD4a3

Nuevos cortos sobre Blooness 👉 Al favorecer los acompañamientos de carbohidratos fibrosos, reducimos el riesgo de resistencia a la insulina a largo plazo y, por tanto, de problemas de salud.
https://buff.ly/48gf3vw

Nuevos cortos sobre Blooness 👉 Al favorecer los acompañamientos de carbohidratos fibrosos, reducimos el riesgo de resistencia a la insulina a largo plazo y, por tanto, de problemas de salud.
https://buff.ly/489NOmw

Carga más

No te pierdas el asesoramiento empresarial por correo electrónico

Sin spam, solo un correo electrónico cuando se publica nuevo contenido..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES